Una sencilla y poderosa herramienta, para conectar nuestro auto-observador y darnos cuenta de que estamos actuando bajo el mando del EGO, es la que os voy a explicar a continuación.

A esta herramienta le llamamos ODA por el significado de sus siglas:

O = Observar

D = Darse Cuenta

A = Actuar

En la vida cotidiana, nos pasamos la mayor parte del tiempo dominados por nuestro EGO, sin tan siquiera saber que esto está sucediendo, es por eso que ODA nos va a ayudar, ya que a partir de este momento nos acordaremos de que existe esta herramienta y de su significado.

O de Observar:

Es decir, cada vez que me acuerde del ODA (y estoy seguro de que me acordaré) comenzaré por la letra O, Observando que estoy pensando y como estoy actuando en ese momento. ¿Cómo hago esto? Muy sencillo; me detengo un instante y me observo a mí mismo viéndome desde fuera, y me pregunto ¿Qué estoy pensando? ¿Desde dónde estoy actuando? Es decir ¿Estoy actuando desde la rabia?, ¿Desde el miedo?, etc… O por el contrario estoy actuando con gratitud, desde la alegría, la paz, el amor, etc…

D de Darse Cuenta:

Una vez que me he detenido y he observado, en el momento de hacerme las preguntas ¿Qué estoy pensando? y ¿Desde dónde estoy actuando? Me voy a dar cuenta claramente si estoy pensando y actuando de una forma consciente o lo estoy haciendo inconscientemente.

A de Actuar:

Una vez identificados mis pensamientos (O) y habiéndome dado cuenta (D) de que son pensamientos negativos o perjudiciales para mí, es el momento de actuar, y ¿Cómo actuó? Esto es algo más personal; en base a la situación, conocimientos y herramientas de que disponga, cada individuo actuará de una manera o de otra. Habrá a quien le funcione contar hasta diez en un momento de tensión o quien le resulte más efectivo repetirse una afirmación del tipo “yo soy paz” o quizá sea necesario comunicarse, desde un nivel más consciente, con la persona involucrada si la hubiera, etc…

Un ejemplo de utilización del ODA:

Estoy saliendo del el súper mercado, cargado de bolsas llenas de compra, cuando voy a abrir la puerta del coche, una de las bolsas cae al suelo con la “mala suerte” de que es la bolsa que lleva los tarros de cristal, rompiéndose varios de ellos. Rápidamente mi mente comienza con pensamientos del tipo, vaya mala suerte, siempre tiene que pasarme a mi este tipo de cosas, soy un inútil, ahora voy a estar de mal humor todo el día, etc… Si en ese momento me acuerdo del ODA, automáticamente saltará mi auto-observador, me detendré un instante y me daré cuenta de que todos esos pensamientos me están perjudicando, ya que están produciendo en mí un estado de cólera, que probablemente desencadenará más tarde una discusión con mi pareja, por no haber controlado esa emoción, tomando una acción adecuada.

Es probable que, sobre todo al principio, uno se olvide de observarse a cada momento pero lo importante es que cada vez que te acuerdes, te pares un instante a observar, te des cuenta y actúes en consecuencia. Poco a poco, cada vez serán más las veces que te acuerdes e irás teniendo un mayor control de tus emociones y actos.

Pin It on Pinterest

Si te parece interesante...

¡Comparte esto con tus amigos!