A la hora de lograr metas, de alcanzar nuestros objetivos, las emociones juegan un papel fundamental tanto a nivel físico como a nivel mental. Está demostrado que los pensamientos y emociones negativas hacen que nuestro cuerpo se sienta más cansado y bajo de energía, y por supuesto, durante estos estados emocionales perdemos la motivación a la hora de lograr nuestras metas, ya que la mente está más dispersa, normalmente con un enfoque negativo.

Fíjate que normalmente, al menos en nuestro país, cuando queremos expresar un sentimiento o una emoción solemos decir, estoy triste, estoy enfadado, estoy… No se puede SER sin estar, esto los ingleses lo tienen muy integrado ya que el verbo “to be” es el verbo ser y estar al mismo tiempo.

Cuando, refiriéndonos a un sentimiento, te pregunto ¿cómo estás?, o me digo a mi mismo estoy melancólico, deprimido, etc. Inconscientemente doy por hecho que tú eres o que yo soy la emoción o el sentimiento al que me estoy refiriendo. Lo correcto sería decir, por ejemplo, me siento triste, me siento rabioso o ¿Cómo te sientes?, ya que NO somos lo que sentimos, no somos nuestras emociones y por lo tanto nos podemos liberar de ellas. En esencia somos algo mucho más elevado y esencial que una mera emoción, somos seres ilimitados, espirituales, perfectamente capaces de transformar nuestras emociones negativas, de baja vibración, por emociones positivas que vibran mucho más alto.

Existen numerosas herramientas para cambiar el estado emocional, una de ellas es la que utilizo en el siguiente vídeo. Espero que te sirva de ayuda y que, a partir de este momento, las emociones negativas no sean un impedimento para ti a la hora de lograr metas.

Pin It on Pinterest

Si te parece interesante...

¡Comparte esto con tus amigos!