En el anterior artículo de “El Poder de las Afirmaciones Positivas (1)” hablaba de cómo, a pesar de ser una técnica sencilla de utilizar, nuestra mente intentará traicionarnos, apareciendo pensamientos del tipo… Esto es ridículo, no puede funcionar, jamás podré alcanzar mi objetivo, es mentira, etc… Es probable, que si no tenemos fuerza de voluntad suficiente, esto nos lleve a abandonar la repetición de las afirmaciones.

Es importante recordar que una afirmación es un pensamiento positivo que elegimos conscientemente,  para integrarlo en nuestra mente subconsciente, con el fin de producir cierto resultado en nuestra vida.
Como norma general éstas han de redactarse en positivo y en tiempo presente, intentando que no aparezca la palabra NO en nuestra afirmación, aunque siempre pueden existir excepciones.

Hoy quiero explicar una herramienta muy sencilla para que, además de que sea más fácil ir integrando nuestra afirmación a nivel inconsciente, nuestro cerebro vaya cambiando, poco a poco, la manera de procesar la información que recibe, positivando los pensamientos limitantes de manera automática.
En la parte de psicología creativa de “Rebirthing” a esta herramienta le llamamos la columna de respuesta o respuesta emocional.
Este ejercicio se hace por escrito, de manera que, vamos a coger papel y bolígrafo y vamos a dividir la hoja donde escribiremos las afirmaciones en tres columnas. La primera columna es para escribir las afirmación positiva que hemos decidido trabajar, una a la vez. Es decir, siempre escribiremos la misma afirmación en esa columna, al menos 15 o 20 veces en cada ejercicio. En la segunda columna, vamos a escribir el primer pensamiento que nos viene a la cabeza tras haber escrito la afirmación positiva, este será casi siempre un pensamiento limitante. Finalmente, vamos a invertir ese pensamiento limitante convirtiéndolo en una afirmación positiva, y lo vamos a escribir al lado en la tercera columna. A priori esto parece un poco lío pero, para aclararlo, lo voy a explicar con algún ejemplo.

Por ejemplo…
PRIMERA COLUMNA …………………….…….… SEGUNDA COLUMNA
Yo Fernando pongo limites desde el amor …….. No sé decir que NO
Yo Fernando pongo limites desde el amor …….. Me cuesta muchísimo
Yo Fernando pongo limites desde el amor …….. tengo miedo de perder el amor de los demás
Yo Fernando pongo limites desde el amor …….. Se me encoge el estómago
Yo Fernando pongo limites desde el amor ……..

En el caso de la respuesta “No sé decir que NO” podría poner en la tercera columna algo así como… Cada día avanzo y aprendo a decir No a los demás.
Para la respuesta “tengo miedo de perder el amor de los demás” podría poner…  Cuanto más acepto mi miedo a perder el amor de los demás, éste más se disipa.
Son muy útiles algunos verbos del tipo elijo, acepto, decido, etc… Por ejemplo, en el caso de la respuesta “se me encoje el estómago”, podría poner, Yo elijo que mi encogimiento de estómago me dé valor para realizar mi propósito. Es probable que cuando me encuentre en una situación de poner límites y se me encoja el estómago por el miedo o lo que sea, mi mente rescate esta afirmación y al hacerme consciente de ella, saque valor para enfrentarme a la situación y poner esos límites que tanto me cuesta poner.

Cuando aprendí esta herramienta, me la enseñaron dejando la tercera columna vacía, y al final comenzar a invertir todas las respuestas de la segunda columna. Yo personalmente, bajo mi experiencia, prefiero ir rellenando la tercera columna a medida que voy colocando la respuesta de cada afirmación. Pero esto va en cómo cada uno sienta que prefiere hacerlo.
Mi recomendación es no trabajar más de 2 o 3 afirmaciones a la vez. Es decir, hasta que no tengas integrada una afirmación no la cambies por otra, a menos que sientas que debes modificarla. Muchas veces sucede que, con la columna de respuestas, nos damos cuenta de que una afirmación no está formulada de la manera correcta para nosotros, o simplemente sentimos que necesitamos modificarla cambiando ciertas palabras o toda la frase. Si es así, adelante, haz los cambios necesarios. Incluso a veces nos damos cuenta de que una afirmación de las escritas en la tercera columna “nos viene al pelo”, pues sin dudarlo comenzamos a trabajar con ella.

Por último te diría que no comiences con afirmaciones aparentemente increíbles. ¿Qué quiero decir con esto? Por ejemplo, si mi objetivo es hacerme millonario pero mi situación económica es precaria, es probable que la afirmación “Yo Fernando soy millonario” resulte excesivamente chocante, incluso estresante para mi mente. En ese caso sería mejor comenzar con afirmaciones positivas del tipo… Yo Fernando merezco ser millonario, de esta forma integraré primero el “merezco ser” y una vez que sepa positivamente que lo merezco, no será tan difícil integrar el “yo soy”.

Confío en que esta herramienta de “la columna de respuesta” o “respuesta emocional” te sirva para animarte a entrar en el maravilloso mundo de las afirmaciones positivas, y si ya lo conoces espero que te sirva para adentrarte aún más.

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, eso me anima a seguir escribiendo.

Pin It on Pinterest

Si te parece interesante...

¡Comparte esto con tus amigos!