Hace ya algún tiempo cuando escuché por primera vez eso de “La Ley de la Atracción”. Causalmente fue en los comienzos de “Mi Nueva Vida” como yo la llamo. Justo al comenzar mis esfuerzos por conocerme a interiormente y por un crecimiento personal y espiritual continuo. Inmediatamente después de enterarme de que era eso de “La Ley de la Atracción” y comenzase a interesarme por el tema, apareció un buen amigo con un regalo para mí sin motivo aparente. No era mi cumpleaños, mi santo, ni el aniversario de nada, con lo que me sorprendió gratamente su ofrenda. Cuan grande fue mi sorpresa al descubrir cual era el regalo, era el libro “El Secreto” de Rhonda Byrne el cual habla precisamente de La Ley de la Atracción.

Aunque el libro me resultó sumamente repetitivo, su lectura me animó emocionalmente y comencé a intentar poner en práctica todo aquello de lo que habla el libro. Puedes imaginar cual fue el resultado de esa práctica. ¡Ninguno! Lo único que conseguí fue esa alegría emocional durante la lectura y puesta en práctica del libro. Extrañamente no sentí decepción por el fracaso en mis intentos. Ahora comprendo que el libro no es un fraude pero, y esto es mi opinión, está bastante incompleto. No basta con imaginar, enfocarse en y sentir aquello que deseas.

Lo cierto es que yo tengo fe en esta ley. Poco a poco, después de muchos textos leídos, documentales vistos y participación en programas que tienen bastante que ver con el tema, estoy convencido y doy fe de que podemos “educar al inconsciente” para que en nuestra vida se empiecen a generar cambios importantes y comencemos a atraer aquello en lo que nos enfocamos verdaderamente. Pero si de algo estoy seguro es de que no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que eso que deseamos, ya sea dinero, éxito, abundancia o simplemente una chocolatina, nos caiga del cielo. La acción es una parte fundamental para cambiar nuestras vidas. Ya puede haber toda la intención y deseo del mundo que si no se pone acción no se consigue absolutamente nada.

Hay muchas enseñanzas, técnicas y formas de hacer que en nuestras vidas se genere abundancia y éxito en todos los sentidos, pero todos necesitamos ayuda para lograr nuestras metas, alcanzar objetivos, sueños, o como queramos llamarlo. El ser humano tiene necesidad de relacionarse y aprender continuamente, y esto no se consigue individualmente.

Pin It on Pinterest

Si te parece interesante...

¡Comparte esto con tus amigos!