Postergación o procrastinación, como ya sabemos, significa “dejar para más tarde”. La mayoría de las personas, muchas veces decidimos postergar nuestros objetivos, teniendo esto graves consecuencias a la hora de lograr las metas que nos hemos propuesto. La postergación puede hacernos pagar un precio muy alto en nuestras vidas. Aunque no lo creas, el simple hábito de procrastinar, dejando las cosas para más tarde puede llegar a transformar nuestra imagen personal, causar baja autoestima, estrés e incluso enfermedad.

Si lo estudiamos  cuidadosamente, encontraremos que la postergación es el mayor motivo por el que las personas no consiguen lograr sus metas, siendo además el motivo principal por el cual no se consigue manejar el tiempo de forma adecuada. ¿Cuál es el motivo por el cual existen personas más exitosas que otras, teniendo estas los mismos estudios, inteligencia, zona de residencia, etc.? El principal motivo es que las personas con más éxito no dejan las cosas para más tarde, sabiendo organizar de forma correcta su tiempo.

Mucha gente considera que la postergación es un aspecto inseparable de su propia personalidad, y como tal no puede ser cambiado. En realidad la procrastinación o postergación, en la inmensa mayoría de los casos, es un hábito de auto-sabotaje inconsciente, es decir, lo que comúnmente llamamos “bloqueo”. La buena noticia es que, como cualquier otro hábito o bloqueo, se puede cambiar o desbloquear.
Algunas personas postergan continuamente; tienen que crear un curriculum, pero en ese momento prefieren ver su serie de TV favorita; han de prepararse para un examen, pero deciden leer antes el correo. Lo más probable es que esto conlleve efectos secundarios como el estrés, sentirse agobiado o deprimido, tener que trabajar bajo presión fuera del horario habitual, culpabilidad, etc.

 Las causas más comunes para la postergación:

  • La falta de motivación o amor para lograr la meta o acción que estamos postergando
  • La meta que nos hemos propuesto lograr es demasiado grande o ambiciosa. Sólo pensar en todo lo que hemos de hacer para alcanzar ese objetivo nos agobia y estresa, impidiéndonos tomar acción.
  • Nos estamos formulando preguntas o afirmaciones equivocadas para lograr la meta: ¿Por qué lo dejo para después?, no seré capaz de lograrlo, etc.
  • Tenemos miedo al fracaso, a no alcanzar nuestro objetivo, al que dirán nuestros familiares y amigos.
  • No existe alineamiento entre nuestras partes del cerebro, entre la mente consciente y la mente inconsciente.

Si deseas ver el vídeo-curso GRATUITO “Como Curar La Postergación” Haz Click Aquí.

Pin It on Pinterest

Si te parece interesante...

¡Comparte esto con tus amigos!