En agosto de 2012 tomé un curso presencial de 10 días, el cual ha producido un gran cambio positivo en mi vida. Por ello, igual que en otras ocasiones he recomendado cosas como el programa “Metas Inteligentes” en el que participo hace ya casi tres años y que consiguió que mi vida diese un giro de ciento ochenta grados colocándome en el camino correcto, quiero ahora recomendar este maravilloso curso. En él enseñan una técnica de meditación con una base muy científica pero que data de hace más de 2500 años, estoy hablando de la meditación Vipassana.

Mi experiencia, al igual que la de los otros casi 100 alumnos que participaban en el curso ha sido sorprendentemente enriquecedora, es algo que se debe experimentar, ya que por mucho que intente explicarlo no podría hacerlo con palabras.
Lo cierto es que he salido renovado, con muchas ganas de seguir trabajando en ayudar a los demás, con más energía y vitalidad, con más amor por el prójimo, con más ganas, y sobre todo con la mente más centrada obteniendo una visión más clara sobre como lograr mis metas. El objetivo final de la meditación Vipassana es ayudarse a uno mismo y a todos los demás seres a salir de su desdicha, siendo ecuánimes y comprendiendo que todo en la vida cambia. Todo, absolutamente todo en el universo está en constante cambio. Todo surge y, tarde o temprano, desaparece.

Aunque fue el Buda Gautama quien la descubrió y difundió, esta técnica es universal, es decir, no pertenece a secta o religión alguna. Una persona cristiana, hindú, sufista, etc., puede perfectamente practicar Vipassana sin por ello perder la fe en su creencia, sin tener que dejar de hacer cualquier ritual, ofrenda, o cualquier otra cosa que necesite su dogma. Si es cierto que para dar una oportunidad justa a la técnica, durante los diez días que dura el curso te piden dejar a un lado cualquier tipo de meditación, rezo, ritual, etc.

La enseñanza de Vipassana es moralidad, control de la mente y purificación de la misma. ¿Quién se puede oponer a esto? Cualquier religión enseña moralidad, es decir, que los pensamientos, palabras o hechos deben ser puros, tener un trato correcto, disciplina y buenas maneras. ¿Y quién no desea tener control sobre su mente y además purificarla?

Estos cursos, que se imparten por todo el mundo son totalmente gratuitos, incluyendo el alojamiento y la comida que se sirve en ellos. La única fuente de ingresos de que disponen para continuar enseñando Vipassana en toda su pureza son las donaciones que los alumnos, que hayan acabado algún curso, pueden hacer al terminar los mismos. S. N. Goenka (ver imagen del artículo) es la persona que desde hace muchos años está enseñando y difundiendo la técnica Vipassana por todo el mundo.

Si deseas información sobre estos maravillosos cursos entra en el siguiente enlace:
http://www.spanish.dhamma.org/

Espero que esta información sea de utilidad para muchos.
¡Que todos los seres salgan de su desdicha, sean felices y vivan en paz!

Pin It on Pinterest

Si te parece interesante...

¡Comparte esto con tus amigos!