Muchas veces hablamos del EGO, de lo que repercute en nosotros, pero tenemos una vaga idea de lo que es. En mi opinión el ego no es bueno o es malo, el EGO sencillamente es necesario y, de alguna manera nos afecta, positiva o negativamente.

El EGO no es algo de lo que nos podamos librar o deshacer, al menos durante nuestra existencia física, el EGO es una entidad separada del SER, del verdadero Yo, cuya misión es sostener nuestro cuerpo físico, es un mecanismo que permite que se distribuya la energía por nuestro cuerpo y este se mantenga vivo, pero al percibirse en esta dualidad, como algo separado de nuestra verdadera esencia, el EGO actúa con mecanismos de defensa que afectan negativamente a la mente, las emociones y al propio cuerpo, haciéndonos creer que somos seres con muchas limitaciones.

EGO (en inglés) son las siglas de Edge Go Out

Edge = Borde o filo
Go = ir hacia
Out = fuera o afuera
Lo que en castellano sería algo como “desde el borde hacia fuera”
Es decir cualquier manifestación de nosotros que no venga desde nuestro SER, nuestro verdadero centro.

Por todo esto no hay que, ni se puede, eliminar el EGO sino domarlo, hacer que trabaje para nosotros y no contra nosotros. Podríamos comparar al EGO con un programa informático, un sistema operativo necesario para arrancar el ordenador que funciona a base de patrones predefinidos. Estos patrones en nosotros son nuestras creencias, la mayoría de ellas a nivel inconsciente, que nos hacen desenvolvernos en la vida. Estas creencias tan arraigadas en nosotros a nivel celular impiden o permiten, según sean creencias limitantes o potenciadoras, nuestro desarrollo y crecimiento personal. Volviendo a la metáfora del programa informático, el software, todos los programas informáticos, se actualizan constantemente para poder interactuar con el resto de programas, lo mismo ocurre con nuestra mente, si no la actualizamos, si no cambiamos todas nuestras creencias limitantes por creencias potenciadoras, jamás dominaremos al EGO y este continuará afectando negativamente en nuestra vida.

Es posible que te estés preguntando ¿Cómo identifico si estoy actuando desde el ego o desde mi centro, desde mi SER? La respuesta es muy sencilla, si estás actuando con juicios, con control, manipulación, miedo, duda, etc… es el EGO el que está llevando la batuta. Si por el contrario lo estás haciendo desde un fluir, desde la alegría, desde el amor, la presencia, el disfrute, etc… no te quepa duda que estás actuando desde tu centro. La auto observación es muy importante.
Es muy difícil dominar al EGO totalmente, pero por experiencia propia sé que cuanto más trabajas esto, cuanto más te observas a ti mismo y más consciente te haces, más veces actúas en presencia, desde tu SER. Cuanto más dominado esté tu EGO, más feliz serás.

 

Pin It on Pinterest

Si te parece interesante...

¡Comparte esto con tus amigos!